Friday, October 08, 2004

Un comic que vale la pena.

Si alguno se enganchó con toda esta onda de El Código Da Vinci y también le gustan los comics, tienen que leer Rex Mundi.
La historia de este comic está basada, al igual que El Código..., en un libro que se llama en inglés Holy Blood, Holy Grial, escrito por Michael Baigent et.al., que creo que en español se tradujo como El Enigma Sagrado (el tipo que traduce los títulos de los libros debe ser el mismo gil que traduce los títulos de las películas).
En fin, el libro de Baigent plantea la hipótesis hecha famosa en el Código, el casamiento de Jesús con María Magdalena, ésta se traslada a Francia con los descendientes de Jesús y aparentemente sus descendientes están plenamente identificados al día de hoy y su identidad es resguardada por una misteriosa organización conocida como El Priorato de Sión.
El comic escrito por Arvid Nelson y dibujado con mano maestra por Eric Johnson toma como punto de partida esta historia y le agrega unos detalles más: la acción se desarrolla en el año 1933 en una Europa donde todavía existe el feudalismo, la Revolución Francesa jamás tuvo lugar y la Inquisición es todavía una institución cuasi policial fuertísima. A este contexto histórico que algunos en inglés denominan "What if...", que hubiese pasado si..., los escritores le agregan un toque de "magia", la magia es algo "normal" y aceptado y, aunque prohibida en esa sociedad opresiva y asfixiante, tiene un papel fundamental en la historia.
El comic está muy bien planteado, en cada edición los autores incluyen unas páginas imitando a un periódico redactado en el momento donde transcurre la historia. Si bien se puede seguir la historia sin leer el periódico, éste da una idea redonda y acabada del ambiente en el cual se desarrolla el comic.
No está de más decir que Holy Blood Holy Grial es un libro pseudocientífico, que a duras penas resiste un análisis serio. Todas las supuestas pruebas presentadas se basan en rumores, documentos a los cuales no se les busca la mas mínima prueba de validez, sin buscar otras fuentes, y un cúmulo de otros horrores. Encima de eso, El Código Da Vinci está espantosamente escrito, los diálogos y los personajes son de cartón, aunque no puedo negar que cumple con la función de entretener, pero el que se lo quiera tomar en serio le esta errando feo.
Si quieren ver alguna mirada distinta sobre el mismo tema, no se pierdan Rex Mundi, que no se toma en serio el tema y el resultado es excelente.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home